Info General

Padre Mario: el hombre que transformó con sus manos a La Matanza y que aguarda ser convertido en santo

Después de mucha espera el martes 23 de noviembre se da comienzo al Proceso de Beatificación de Mario Pantaleo, conocido como el Padre Mario. Nacido en Italia el 1 de agosto de 1915, vivió la mayor parte de su vida en Argentina donde dejó los cimientos de lo que hoy es la Obra del Padre Mario ubicada en la calle Conde de González Catán, partido de La Matanza.

El pedido para que esto se concrete es de larga data, el sacerdote murió en agosto del 92′ y desde esa época sus fieles hablaban de las experiencias que tuvieron con él y como en muchas ocasiones, contado en primera persona, se refería a dichos episodios como «milagros». En gran mayoría a temas de salud y una curación «inexplicable».

Se ordenó sacerdote en Italia y en 1948 decidió regresar definitivamente al país donde vivió en Rosario, Santa Fe capital y Rufino, hasta que en 1958 llegó a la parroquia de Recoleta. En aquel barrio porteño se comenzó a hablar de un cura que curaba imponiendo sus manos, en ocasiones utilizando un péndulo para «detectar el dolor» de quien acudía a él. Sus manos recorrían el cuerpo sin tocarlo y solo hablaba cuando tenía algo que decirle a la persona.

BEATIFICACIÓN

El proceso de beatificación no significa que ya podamos hablar del cura como un beato, para la Iglesia católica esto es un desarrollo que tiene varias etapas. Una vez iniciado este camino, la Santa Sede se encarga de estudiar aquellos milagros que se le atribuyen para comprobar si efectivamente lo son. Vale aclarar también que la beatificación solo puede darse en fieles que hayan fallecido con fama de santidad y que esta sea constante y difundida en diversos lugares.

«El Martes 23 de noviembre comenzará el acto formal del pedido de apertura de la causa por la Beatificación, allí el Padre Mario será nombrado como ´Siervo de Dios´. Una vez que el Vaticano nombre la beatificación estaremos más cerca de lo que conocemos como Santidad. Con este proceso que estamos realizando en este momento pedimos a las instituciones eclesiásticas el camino del Padre Mario Pantaleo a la santidad», explica Florencia Flores quien es la encargada del área de Comunicación de la Obra.

«Como institución debemos ser muy prudente con la concreción de milagros que se le atribuyen, son muchas personas que dan testimonio de ello. Para el inicio de proceso de canonización fueron muchos años que la Asociación de fieles llevó adelante la recopilación de testimonios, firmas y diferentes apoyos a la beatificación del Padre Mario», revela y agrega que hay muchas personas que hoy ya no están y sin embargo se pudo tener ese testimonio de milagro, sin ir más el testimonio tan importante de Perla Gallardo».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: