Info General

Origen del coronavirus: piden nueva investigación para determinar posible origen en laboratorio

Ya hace más de dos años que se registró el primer caso de coronavirus en Wuhan y que desencadenó en una pandemia que aún no termina. Su origen sigue siendo motivo de interminables debates y muchos apuntan a China. Hoy hay dos hipótesis: a través de la exposición humana a un animal infectado y que el virus escapó de un laboratorio.

En estos meses se ha intentando realizar investigaciones para dar con el origen, pero expertos han denunciado las dificultades para recolectar muestras o la falta de evidencia clave desde los primeros brotes. El reclamo a China por una mayor transparencia es una constante entre los científicos.

A eso hay que agregarle que hay datos disponibles dentro de Estados Unido que incluyen secuencias virales recopiladas como parte del proyecto Predict y programas similares en Norteamérica que arrojarían luz sobre el origen del Covid-19 que ha dejado más de 6 millones de muertos en el mundo. En 2021, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, encargó a la Comunidad de Inteligencia del país (IC, por sus siglas en inglés) que investigara el origen del Covid-19.

Ahora Proceedings of the National Academy of Sciences ha publicado un informe de los científicos, Neil L. Harrison y Jeffrey D. Sachs que afirma que “se podría aprender mucho investigando el trabajo apoyado y basado en los EEUU que estaba en marcha y en colaboración con instituciones con sede en Wuhan, incluido el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), China. Todavía no está claro si el IC investigó estas actividades apoyadas y basadas en los EEUU. Si lo hizo, aún tiene que poner alguno de sus hallazgos a disposición de la comunidad científica de EEUU para un análisis y una evaluación independientes y transparentes”.

“Es importante que las instituciones estadounidenses sean transparentes sobre cualquier conocimiento de las actividades detalladas que se estaban llevando a cabo en Wuhan y en los Estados Unidos”, reafirma dicho documento.

La Asociación Europea de Hematología (EHA), la Universidad de Carolina del Norte (UNC), la Universidad de California en Davis (UCD), el Instituto Nacional de Salud (NIH), por sus siglas en inglés y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID); son algunas de las participantes.

“EHA, UNC, NIH, USAID y otros socios de investigación no han revelado sus actividades a la comunidad científica de los EEUU ni al público, sino que han declarado que no estaban involucrados en ningún experimento que podría haber resultado en el surgimiento de SARS-CoV- 2. l NIH ha declarado específicamente que existe una distancia evolutiva significativa entre las secuencias virales publicadas y la del SARS-CoV-2 y que el virus pandémico no pudo haber resultado del trabajo patrocinado por el NIH. Por supuesto, esta declaración es tan buena como los datos limitados en los que se basa”, explica Sachs.

“Aunque el NIH y USAID se han resistido enérgicamente a la divulgación completa de los detalles del programa de trabajo de EHA-WIV-UNC, varios documentos filtrados al público o publicados a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA) han generado inquietudes”, agrega.

“Estas propuestas de investigación dejan en claro que la colaboración EHA-WIV-UNC participó en la recopilación de una gran cantidad de virus similares al SARS hasta ahora no documentados y se dedicó a su manipulación dentro del nivel de seguridad biológica (BSL) -2 y de las instalaciones de laboratorio BSL-3, lo que genera preocupaciones de que un virus en el aire podría haber infectado a un trabajador de laboratorio”, asevera.

De acuerdo con el informe, las preocupaciones que crecieron tras la detección de una furina inusual (FCS) en el SARS-CoV-2 que aumenta la patogenicidad y la transmisibilidad del virus en relación con virus relacionados como el SARS-CoV-1. En palabras más resumidas, se trata de una una enzima sintetizada y cuya función es la división de aminoácidos para que las proteínas se vuelvan funcionantes. Pero los especialistas señalan que la enzima no es tan inusual como se pensaba, ya que también se encuentra en funciones de órganos vitales como los riñones, el colón y las vías respiratorias (subunidad α del ENaC humano).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: