Info General

La Estación Espacial Internacional recibió por primera vez en la historia una misión privada

Los cuatros astronautas que arribaron este sábado a la Estación Espacial Internacional (EEI) en una misión histórica, al ser la primera completamente privada en llegar a ese destino, fueron recibidos por los astronautas de la Expedición 67 a la EEI con abrazos y una sesión de fotos.

Los astronautas de la NASA Tom Marshburn y Kayla Barron fueron los encargados de abrir la escotilla interior tras confirmar que se había hecho correctamente la presurización. Casi dos horas después de que la nave Dragón Endeavour, con cuatro astronautas de la compañía Axiom —el hispano-estadounidense Michael López-Alegría, el estadounidense Larry Connor, el canadiense Mark Pathy y el israelí Eytan Stibbe— arribara pasadas las 12.40 GMT. y quedara enganchada a la EEI, los anfitriones le dieron la bienvenida.

Una vez a bordo de la estación, la tripulación de Axiom fue recibida por miembros de la Expedición 67, que además de Marshburn y Barron alberga a Raja Chari, también de la NASA; al astronauta Matthias Maurer, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y los cosmonautas Oleg Artemyev, Sergey Korsokov y Denis Matveev, de la agencia espacial rusa Roscosmos.

Luego de saludarse con abrazos y apretones de manos, los recién llegados posaron ante la cámara de Barron, quien se ocupó en todo momento de preparar las luces y el «set» de bienvenida. El comandante de la estación, Tom Marshburn, fue el encargado de presurizar el espacio entre las escotillas de la nave Dragon y la estación y realizó, junto con Barron, una verificación de fugas antes de abrir las escotillas para dar la bienvenida a la tripulación de astronautas privados.

«Equipo #Ax1 recibido por el de la Estación Espacial. La tripulación sale de Dragon y entra en su hogar durante los próximos 8 días», tuiteó inmediatamente la compañía Axiom Space. Una vez realizados los saludos y «organizado» el espacio dentro de la EEI, los 11 astronautas se reunieron delante de una cámara para efectuar la ceremonia de bienvenida, una suerte de «selfie» en círculo para el que fue necesario que dos de ellos se colocaran cabeza abajo aprovechando la ingravidez.

En la ceremonia, el comandante de la AX-1, el exastronauta de la NASA de origen español Miguel López-Alegría, condecoró a sus tres acompañantes con un broche de la Asociación de Exploradores del Espacio (ASE, por sus siglas en inglés). La ASE es una organización sin fines de lucro compuesta por personas que han completado al menos una órbita terrestre en el espacio, según lo define la Federación Aérea Internacional.

La Misión Axiom 1 (Ax-1) despegó este viernes desde Cabo Cañaveral, Florida (EE.UU.) con, además de López-Alegría, otros tres civiles a bordo con destino a la EEI, donde realizarán actividades científicas y comerciales.

Después de un viaje de casi 21 horas, según indicó hoy la NASA en su blog sobre la misión, la cápsula se acopló de forma autónoma al puerto orientado al espacio del módulo Harmony de la EEI. Salvo unos problemas con la cámara de video que impidieron ver a los espectadores en tierra el tramo final del viaje desde Cabo Cañaveral (Florida) y un retraso de una hora en la llegada, todo transcurrió como estaba previsto.

Las naves utilizadas por la Ax-1 —un cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon Endeavour— pertenecen a SpaceX, la compañía de Elon Musk, pero la compañía texana Axiom es la responsable de la expedición.

NO ES UN VIAJE PARA HACER TURISMO

Se trata de una tripulación que ha recibido formación intensiva como astronautas, «bien preparada, con el ánimo alto y lista para partir a la EEI y con gran ilusión en el lanzamiento», tal como dijo este jueves en una conferencia Derek Hassmann, director de operaciones de la firma Axiom Space.

Hassmann salió al paso de un comentario sobre si era un viaje espacial turístico y dejó claro que no se trataba de turistas espaciales, sino de una «tripulación internacional que llevará a cabo experimentos y otras actividades en órbita» durante la expedición de 10 días, de los cuales 8 permanecerán en la EEI.

Hassmann puso de relieve la importancia de la misión en el marco de la meta de esta compañía, con sede en Texas, de construir la próxima estación comercial espacial entre los años 2024 y 2030, y que estará conectada a la EEI.

La misión Ax-1, además de suponer la primera visita comercial a la EEI, es también el segundo vuelo totalmente privado puesto en órbita tras la Inspiration4 de septiembre pasado, también con financiación particular e igualmente en una cápsula Dragon de SpaceX.

La tripulación pasará más de una semana en la EEI realizando investigaciones de distinto tipo. En el viaje de regreso, la cápsula amerizará en alguno de los siete puntos establecidos para ello en aguas cercanas a Florida.

El administrador de la agencia espacial estadounidense, Bill Nelson, calificó el viernes de «histórico» el lanzamiento de Ax-1 y dijo que la asociación de la NASA con compañías privadas a través de los programas comerciales de carga y tripulación ha llevado a Estados Unidos a «esta nueva era en los vuelos espaciales tripulados».

Michael Suffredini, presidente y director ejecutivo de Axiom Space, felicitó a los cuatro astronautas y subrayó que «este viaje es la culminación de largas horas de capacitación, planificación y dedicación de la tripulación y todo el equipo de Axiom Space, nuestros socios en SpaceX y, por supuesto, un crédito para la visión de la NASA de desarrollar una presencia sostenible en la órbita terrestre baja».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: