Espectáculos

De John Lennon a George Michael: Esta es la historia del piano de ‘Imagine’, pieza única del pop

Era solo un simple piano de pared fabricado en Hamburgo en 1970, pero John Lennon lo compró en una tienda de Londres por unos 1200 €… y compuso Imagine. A partir de ese momento, el piano pasó a formar parte de la historia. Treinta años después, en Octubre de 2000, George Michael, los hermanos Gallagher y Robbie Williams pujaban por convertirse en propietarios de tan valioso objeto. Finamente, fue el creador de Faith el que pujó más alto: desembolsó más de 2 millones de euros. Hoy, medio siglo después, su valor se ha quintuplicado y es una de las piezas más valiosas del pop… aun con las marcas de quemaduras de los cigarros de Lennon.

John Lennon: “Este es el que más me gusta”

Un piano de pared estándar Model Z creado en la fábrica de Steinway de Hamburgo en 1970. A simple vista no tiene nada de especial si no fuera porque John Lennon lo utilizó para componer Imagine, un himno mundial. El exbeatle lo adquirió en diciembre de 1970 en una tienda de Londres y lo colocó en el estudio de su mansión de Tittenhurst Park, en la localidad de Ascot (condado de Berkshire). Era allí donde había establecido su residencia en el verano de 1969, cuando los Beatles todavía no se habían disuelto oficialmente, pero estaban a punto de hacerlo.

Una mañana de principios de 1971, John se sentó ante su recién estrenado Steinway y compuso la melodía, la estructura de los acordes y casi toda la letra de Imagine. Prácticamente, completó la canción en una breve sesión. Su mujer, Yoko Ono, estaba junto a él y también aportó su granito de arena, aunque cuando se publicó solo figuró él en los créditos. Fue el propio artista quien reconoció su error y reivindicó la autoría de su mujer. Lo hizo en una entrevista para la BBC el 6 de diciembre de 1980, dos días antes de ser asesinado: «Debería estar acreditada a Lennon/ Ono porque una gran parte de la letra y el concepto procede de Yoko. Pero en esos días, yo era un poco más egocéntrico, un poco más macho, y no mencioné su contribución». En el verano de 2017, Ono logró el reconocimiento oficial como co-autora del tema.

El caso es que para John Lennon ese piano fabricado en la ciudad alemana en la que había vivido su primera etapa con The Beatles, era su favorito. En un filme que recoge las sesiones de grabación del álbum Imagine, se le puede escuchar diciendo (en referencia al piano): «Este es el que más me gusta». En ese vídeo hay imágenes de Lennon tocando al piano su himno a la paz junto a sus músicos de la Plastic Ono Band, por primera vez.

La puja que enfrentó a George Michael con Robbie Williams y Oasis

En 1992, doce años después de la muerte de Lennon, un coleccionista privado compró el piano y lo cedió al museo de los Beatles en Liverpool. Pero en un momento dado, lo puso a la venta pensando que algún fan acaudalado de los Beatles en Japón o en Estados Unidos podría desembolsar una importante cantidad de dinero. El cuarteto liverpuliano es una parte esencial de la herencia musical de Inglaterra, por lo que a muchos ingleses no les gustaba para nada la idea de que el piano saliera del país. Uno de esos ingleses era George Michael, gran admirador del grupo.

A mediados de Octubre de 2000, se celebró una subasta transatlántica en el Hard Rock Café de Londres y en el de Nueva York, así como por vía telefónica e Internet. En ese momento, el piano de pared tenía varias marcas de quemadura en los sitios en los que Lennon había posado sus cigarrillos. Sin duda, un valor añadido. Cuando él lo compró en 1970, pagó en torno a 1.000 libras (unos 1.200 €). Se vendió por 1’4 millones de libras (2’1 millones de euros). Hay que aclarar que no se trata del gran piano blanco de cola que aparece en el vídeo de Imagine. Ese, también de la marca Steinway, fue un regalo de John a Yoko por su cumpleaños en 1971.

La puja por el Model Z fue muy reñida. Los hermanos Gallagher y Robbie Williams también lo querían y participaron en la subasta. Pero hubo alguien que superó todas las ofertas y se hizo con el valiosísimo instrumento. Al principio quiso mantenerse en el anonimato, aunque finalmente se desveló el nombre del misterioso comprador. No era otro que George Michael.

Vale cada céntimo”

El músico londinense estaba convencido de que había merecido la pena el desembolso de una cifra tan cuantiosa: “Vale cada céntimo”, dijo. Su intención era mantenerlo en Reino Unido porque formaba parte de la historia musical del país y porque quería que la gente lo viera. “Después de haber pagado un millón y medio de libras, me gustaría tocar algo con él e incluirlo en mi próximo disco”, dijo Michael según Independent. “Así que como lo estoy grabando justo ahora, creo que me lo quedaré un par de meses y después va a regresar al museo de Liverpool, que es lugar al que realmente pertenece. No es el tipo de objeto que deba mantenerse en un almacén o deba estar protegido, la gente tiene que verlo”.

Cuando le preguntaron qué canción escribiría con el piano, Michael respondió que no sería un “Imagine Parte 2”. Y que no esperaba componer nada tan bueno como el himno de John.

‘Piano Imagine’ de gira

Posteriormente, George organizó una gira por el mundo con el ‘Piano Imagine’ “como símbolo de paz”. También lo utilizó durante la grabación de su tema Patience en 2004. Entre abril y mayo de 2007, volvió a meterlo en un avión y lo embarcó en una peculiar gira por América llamada ‘Imagine Piano Peace Project Tour’. Durante más de una década el piano visitó sitios históricos de todo el mundo donde se había producido violencia, como el Teatro Ford en Washington D.C., donde Abraham Lincoln fue asesinado. En cada uno de esos sitios, alguien tocaba (y algunas veces cantaba) Imagine. “Llevando el piano a todos estos sitios, lo que hacemos es recordar que la violencia siempre ha formado parte de nuestra historia”, dijo entonces artista.

El penúltimo viaje: Strawberry Fields

En octubre de 2020, coincidiendo con el que hubiera sido el 80º cumpleaños de Lennon, el piano viajó a Strawberry Fields, en Liverpool. Recordamos que, cuando era pequeño, John jugaba en el jardín de una mansión cercana a su casa en Menlove Avenue. Esa propiedad, que había sido donada al Ejército de Salvación para ayudar a niños vulnerables, se llama Strawberry Fields. De ahí la popular canción que los Beatles publicaron en 1967: Strawberry Fields Forever.

Es allí donde se expuso el piano. Un portavoz del centro manifestaba: “Este el destino que George hubiera deseado para esta pieza única. Sabemos que el piano será una fuente de esperanza e inspiración para todos los que vengan a verlo”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: